El teatro como ciencia – Juan Ortiz

Como dijo Federico García Lorca, gran dramaturgo español: “El teatro es la poesía que se levanta y se hace humana. Y al hacerse humana habla, grita, llora y se desespera.”. Saliendo de esta premisa se estará hablando del teatro y su esencia humana.  El teatro o también conocido como un arte escénico, es una forma de expresión humana donde el individuo tiene la libertad de poder manifestarse a través de su cuerpo, voz y mente. Este arte puede ser interpretado a través de historias presentadas frente a un público usando combinaciones de un texto, gestos, escenografía, iluminación, danza y hasta música entre otras cosas. Aunque es importante recalcar que es complicado definir la esencia del teatro en una sola y pequeña descripción. El mundo de las artes escénicas es extremadamente amplio, concebido con mucha libertad, por lo que es un arte difícil de reducir y restringir. Entendemos el teatro como una disciplina perteneciente a las ciencias humanas. A continuación, se analizará más a fondo por qué pertenece a tal ciencia y sus componentes.

Como punto de partida, sabemos que el teatro es un arte, por consiguiente, es difícil comprender porque este tendría la posibilidad de ser catalogado una ciencia. Se sabe que por ser arte no tiene un método y orden como las ciencias naturales, pero esto no quiere decir que no pertenezca a alguna ciencia o no siga alguna regla o consigna. Aparte de lo que se conoce como las ciencias naturales tenemos las ciencias sociales y las ciencias humanas. El teatro pertenece a esta última categoría: ciencias del espíritu o ciencias humanas.

Pertenece a tal ciencia ya que el teatro es producto y creación humana. Puede ser estudiado a un nivel epistemológico y científico por los componentes históricos y filosóficos que posee. El teatro si tiene un método y orden aunque no necesariamente es obligatorio seguirlo para poder hacer tal forma de expresión. Regularmente se sigue la poética de Aristóteles, una de las mentes más grande y más influyentes que se conoce. Pero, de nuevo, no es requisito. El teatro ha ido evolucionando desde la tradición greco-romana. Adicionalmente, se fueron conociendo otras formas de hacer arte fuera de lo occidental. Las eventualidades iban aumentando y el humano seguía creando. Las posibilidades se convirtieron en ilimitadas, abriéndole infinitas puertas al humano para poder hacer y transformar.

Siguiendo la misma línea, el teatro se convirtió vivo. Comenzó a respirar, a reír, a lastimar y a lastimarse, a sentir. Era y es una creación en desarrollo. El teatro no es nada sin el ser humano, confirmando su lugar como disciplina de las ciencias humanas. El teatro no puede ser como la biología por ejemplo; en este campo, un estudio científico sobre las células puede hablar por sí solo, sin necesidad de tener un ser humano presente. En cambio, el teatro necesita al ser humano para existir.

El teatro necesita a alguien que le de vida y a alguien que le dé propósito. El humano es herramienta y creador. La esencia del ser humano está presente en cada proceso y parte de lo que es el teatro. Como por ejemplo, para crear una escenografía se necesita al ser humano para que la construya. Incluso, el mismo ser humano puede ser la escenografía dándole vida a algo inanimado. No es necesario tener algo más que los mismo actores para tener una pieza de teatro. Existe la pantomima y la danza, sub-disciplinas teatrales que nos dan la habilidad de desligarnos de lo material y lo que está fuera de nosotros, dándonos la oportunidad de poder hacer todo con nuestras propias capacidades. Todo puede ser creado por el actor y su cuerpo.

Por otro lado, hay muchas bases esenciales de la filosofía y de las ciencias humanas en la acción de actuar. Cuando uno actúa, uno filosofa. Es posible decir que uno sigue la filosofía hermenéutica. El actor es un intérprete. Primero, uno interactúa y visualiza el texto, entablando un diálogo con el mismo. El intérprete trata de entender el objeto de studio, que en este caso puede ser un libreto o una obra. Puede ser que no esté de acuerdo con lo que el autor haya escrito, o con los ideales del personaje que se pretende recrear, pero además, el intérprete, en este caso el actor, tiene que entender y comprender el texto para cumplir con su función. Después de estudiar y entender el texto, el autor debe apropiarse completamente de él. Esto es necesario para que pueda cumplir con su propósito, que no es otro que actuar.

Al mismo tiempo, es necesario que se apropie de lo que no está en el texto, lo que el autor no dice. El actor tiene que hacer un trabajo de investigación,  primero a distancia y luego como el personaje. A distancia, trata de formular todos estos interrogantes a los que el autor no le dio respuestas. Luego, como personaje, trata de responder parte de esas mismas preguntas. Digo en parte porque ya en este momento el actor no es el actor, sino la persona o la que se está tratando de interpretar. En este momento ocurre algo extremadamente interesante, se convierte un diálogo de una sola persona, pero a la vez de dos.

Ya el actor interactuó e investigó sobre el texto. Lo comprendió. Luego, se apropió y se apoderó del texto. Ahora, a pesar de todo el conocimiento y todo el saber que tiene gracias a los pasos antes mencionados, se siente vacío e incompleto. El actor siente que le falta información para poder cumplir con su función. Debido a esa insatisfacción con la información dada por el autor, el actor comienza a implantar la hermenéutica del filósofo Paul Ricoeur. El actor entonces se enajena de la pieza y la comienza a cuestionar. Empieza la hermenéutica de la sospecha. En este proceso, el actor anota e identifica todas las incertidumbres que le surjan. Anota preguntas, interrogantes que se van a usar en un punto dado. Luego de tener todas las preguntas identificadas y anotadas, comienza lo interesante. Empieza una entrevista entre el actor y el personaje. Hay que recalcar que estos dos seres son la misma persona. Toda información que salga de esta entrevista es completamente nueva y creada por el objeto, que en este caso es el personaje, que también es el actor. El intérprete se ha convertido en el texto para poder responder a sus propios interrogantes. Todo se ha convertido en una cosa. El objeto de estudio y el intérprete son uno.

El texto en este momento ya no le pertenece al autor, es un texto autónomo. El actor lo ha hecho suyo y hasta a continuado y ha creado texto nuevo. El texto se distancia de su autor para, ahora, pertenecerle al actor. La hermenéutica no acaba aquí, también ocurre con el público. Al público ahora le toca interpretar y entender el texto que ahora le pertenece al actor. Será un ciclo sin fin. Un texto original irá pasando por diferentes intérpretes, cambiando y moldeándose por ellos. Irá transformándose a través del tiempo. Será su propio ser viviente, utilizado y rencarnado por seres humanos.

Para concluir, es importante aclarar que definitivamente las artes escénicas son parte de las ciencias humanas.

Adicionalmente, el teatro es más de lo que especulamos. Debemos indagar más y hacer una interpretación de lo que nosotros mismos visualizamos e imaginamos respecto al teatro. Al analizarlo, lo iremos modificando y actualizando. La filosofía nos da la oportunidad de mirar el teatro de otras maneras, formas que nunca hubiéramos pensado ni filosofado. Nos da otra perspectiva y otra visualización. También, nos da la habilidad de poder expandir nuestro conocimiento.

No lo sabemos todo, y en ocasiones, seremos nosotros mismos los necios. Está en nosotros de seguir aprendiendo. ¿Cómo lo podemos hacer? Como sucede en el teatro, podríamos aplicar la filosofía hermenéutica. Considero que es un proceso de empatización en el que adquirimos la habilidad de poder sentir más de lo que sentimos, poder saber más de lo que sabemos. La filosofía es aplicable no solo al teatro, sino para todo, y deberíamos saber más de ella, permitiendo formar un crecimiento personal y colectivo a la vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s