La noche de los espíritus – Zule (poesía)

La noche era oscura,

y los espíritus salían de las tumbas y de las mesillas de noche,

con calabazas iluminadas a modo de idea.

Sus cerebros tenían gusanos,

que ellos repartían como caramelos.

Chocolate fecal,

que los niños saborean,

y luego dan besos,

a la abuela

en la cama.

Los cuervos recitan versos de Poe,

pero el ruido de obuses casi que los calla.

Cuando llegan los zombies,

hay que desinfectar,

pero ya se han bebido todos los alcoholes.

Entonces los monstruos se ponen de huelga,

porque esto no resulta serio.

Los vampiros piden seguro dental,

el científico loco exige terapia,

y Lobo,

que es muy joven,

quiere que le paguen la depilación láser.

Si se pierden las costumbres,

las perdemos todas,

asique se acabó lo de que se piquen los dientes.

La fábrica de Wonka rebosa en piquetes,

que denuncian,

por neonazi,

al burgués del sombrero.

Joder,

y yo que pensaba que era Halloween,

pero la gente va como todos los días:

vestida con trajes de payaso loco.

Pues ale,

a la mierda,

recuerda en tu guerra,

que yo nací payaso,

y me drogué de loco.

Ya soy alguien normal:

sin disfraces ni capacidad

de escribir más que este ñordo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s