Elegía al abuelo Ángel – Zule

La lluvia se apiada de mi,

y te hace un homenaje que tú no verás nunca.

Los truenos lamentan que te hayas ido,

pero la tronada de mi lamento

electriza el cosmos todo en la incógnita misma del porqué de la muerte,

para la cual me sobran ahora todas las explicaciones.

Incienso y whisky regados en lágrimas,

el sabor amargo de tu marcha

con el dulzor de tu calma eterna.

El adiós, tenido pero insuficiente,

porque no se puede decir adiós a la vida,

ni al recuerdo,

ni a tu imagen,

ni al tacto de tu mano durmiendo sobre el sofá,

con el volante recto por la experiencia de una historia incontable.

¿Como puedo despedirte?

si no quiero,

si no querría tener que querer quererlo,

ni tener que poder saberlo,

ni si quiera saber hacerlo,

porque solo te quiero a ti.

Todos los saberes son tabula rasa en el momento en que el modelo se desvanece,

extinto en las cenizas del adiós aullador a la luna cerrada,

que nunca brillará más con tu cenit,

pues tu fénix durmió de carbón y ascuas.

Sin luna,

sin aullido,

solo con el lamento,

la noche se hace en mi media tarde del día de tu muerte.

A un charco y medio de distancia de tu cuerpo,

solo anhelo besarte la frente;

y sentir que todo irá bien,

aunque no sepamos cómo.

Adiós,

imagino,

porque sé que tú nunca creíste en otra vida.

Yo no estoy seguro de que estás siendo o existiendo ahora,

pero me parece un insulto a tu consciente no existencia

defender que puedo hablar con algo más que tú recuerdo.

Porque quien es ateo solo necesita que la tierra le sea leve,

las lágrimas las justas,

y el recuerdo inquebrantable de aquellos que le quieren.

Por eso,

aún así,

permíteme que diga que estás conmigo,

y que estarás todos los días de mi vida conmigo,

porque yo,

tu descendencia,

alargo tu existencia hasta que el alzheimer o la muerte me arranquen tu recuerdo,

y entonces realmente mueras,

pero solo porque yo ya habré muerto,

contigo.

Por eso,

en tu inexpugnable altar,

en el palacio que construyen para ti todos los recuerdos heridos pero imborrables,

exilio la angustia al centro de mi existencia,

y trato de olvidar todo lo que no sea tu olor,

tu tacto,

tu cuerpo envejecido,

tu mente joven y constante hasta el último aliento,

sedado pero despierto.

Te quiero,

te amo,

como la gárgola no puede sino amar al capitel que la sostiene y la dio sentido,

pilar de todas las seguridades,

miedo al adiós al padre en segundo grado,

más en primera instancia,

constante.

Yo no pierdo solo un abuelo.

Pierdo padre,

y consejero,

y medida,

y brújula.

Pierdo el sabor de la vida

y la necesidad del esfuerzo y del trabajo.

El que lo que haya que hacer mañana, mejor hacerlo ahora.

El que a los sitios se llega media hora antes.

El que los principios valen justamente la vida,

y jurgasela,

si es necesario,

para traer el cielo a la tierra.

El que el poder está corrupto y hay que repartirlo.

El que la clandestinidad es solo un esfuerzo

necesario aunque doloroso,

y el trabajo un mal necesario aunque irrenunciable.

Y que sólo podemos vivir con el puño cerrado

y levantado

y con la frente alta y orgullosa de nuestra clase,

la obrera,

la humana,

la única que sabe amar tan solo por amor,

porque nosotros al final solo tenemos el amor para vivir,

el amor a la vida

y la resignación de la muerte.

Porque aunque somos de la estirpe de los que siempre pierden,

la victoria es nuestra porque seguimos luchando,

y recordando,

y transformando el mundo,

como yo aún te recuerdo a ti,

desde siempre y para siempre,

con el perpetuo aliento de tu viva memoria.


Desde Puerto Rico, a 6 de septiembre de 2019. D.E.P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s