Gloria bastarda – Pablo Domínguez

Maldigo el madrugar
y dormir por días,
maldigo sobre seguro
la seguridad de rutina.

Maldigo el sistema clásico,
detesto a los confiados
y los temerosos
y los temerarios.

¡Arranquemos las manecillas del reloj!
Y las constantes gravitacionales.
Nunca fue tan agradable abrazar paredes
plagadas de murales sensibles.

La línea curva y la sierpe aritmética;
la seguridad del ritual obsesivo;
lo enfermizo de los retornos;
sistemas; ciento por ciento;
circuitos de cero absoluto…

Mis manos vacías sin llagas
están al servicio de la entropía,
y las vuestras también;
el calor que irradio y el que ahorro
vasallos de bosques sin senderos,
los vuestros también.

Nunca fue tan dulce la victoria pírrica
al tratar de entenderlo
bajo la mano del Señor sin azar.
No hay nada tras los muros… solo murallas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s