“Acelera, cariño, que no llegamos al cambio climático” ¿Por qué vuestra generación no hizo nada cuando aún había tiempo para actuar? – El mamón de las bicicletas

En febrero y en manga corta, mola. Parecía que estábamos en verano . Nadie se lo esperaba, la verdad. Todos sabemos que el verano está chulo, es así: buen tiempo, vacaciones y cuerpos ligeritos de ropa (a nadie le amarga un dulce). Aun así, creo que igual no deberíamos alegrarnos por este calor repentino. Es muy pronto. Hace mucho calor, es demasiado, es como la degeneración ecológica de este planeta (el cambio climático), que también es demasiada.

Pero no debemos preocuparnos ya que las soluciones están en marcha. Esto dura solo un par de años, una mala racha. Las cumbres climáticas están ahí y nuestros representantes políticos, que acuden en sus todoterrenos y coches oficiales (más pesados y contaminantes si cabe que los nuestros), ya han escuchado las demandas populares para revertir la situación.

Un par de cumbres más y esto estará solucionado. Cero problemas. Ahora que lo pienso, ya va alguna que otra cumbre climática de más. En realidad van unas cuantas, bastantes, y parece que va a haber otras tantas más. ¿Pero esta gente de cuantas cosas habla? Madre mía. Cumbres, acuerdos, protocolos, etc. Y aun así no llegan a fijar nada, y menos aún revertir ningún proceso. Deben ser acuerdos en diferido:  acuerdos que se hacen un día e igual otro suceden de repente, con el desayuno, así sin hacer nada. Oye ¿qué pasa? Soñar es gratis, y sino lo mejor es tomárselo con humor.

Hablando de humor, igual un poquito sí que se ríen de nosotros. Ni nosotros mismos nos tomamos en serio, menos aún cuando toleramos que toda esta clase de zopencos sean los representantes de nuestras decisiones políticas. Más allá de esto, también nuestra forma de vida influye y debemos cargar testigos, como el que nos deja la revolución industrial y una economía tardo-capitalista basada en el petróleo. Y eso que el pico del petróleo creo que se alcanzó en los años setenta. (Al fondo de la sala se levanta un iluminado y grita: “Tranquilo hombre, que ahora han descubierto el fracking”). Que Dios nos pille confesados.

No hablo de dejar los escaparates vacíos, aunque considero que tenerlos llenos día sí y día también (gracias a barcos mercantes que no descansan) no ayuda precisamente a paliar los problemas. Cargueros, dicho sea de paso, que se propulsan con petróleo de desecho, fuelóleo pesado (bunker oil), que ni de lejos tiene el rendimiento de la gasolina que utilizan nuestros coches. Esto, por supuesto, nos condena a un uso desmedido, nocivo y peligroso del petróleo para realizar estos transportes marítimos.

Y sin embargo, la responsabilidad de la gestión mezquina de estas empresas es nuestra. Nos convencen de que su mal funcionamiento es culpa nuestra, y que solo en nuestra mano (y nuestro volante) está la solución. Nosotros, hombres (y mujeres, a tu criterio) blancos europeos, somos la semilla del progreso y del futuro. Por ello debemos dar ejemplo abandonando el uso de vehículos contaminantes para alcanzar un planeta más limpito. ¡Toma! ¡Que nos la han vuelto a colar! Nosotros, pobres diablos que cargamos con las negligencias de las generaciones anteriores y la usura de algunos de sus individuos más miserables, encima tenemos que poner la otra mejilla y llevarnos la hostia por ser unos malos siervos de nuestros caudillos. Además, contaminamos mucho: somos unos guarros.

Pero espera, vamos a parar primero y de paso quitamos el hollín de nuestras gafas. Por mucho que se repita una mentira no se hace más verdadera. No somos los conductores con nuestros vehículos los que más contaminamos, sino esos cargueros a los que antes aludía y que nos garantizan poder callar nuestro agobio con caprichos vacíos… y de paso nos regalan alguna neumonía. Pero oye, nada serio, que el cáncer es fruto única y exclusivamente del tabaco y solo nos lo provocamos nosotros. Léase lo anterior con tono sarcástico, por favor. Somos así de tontos.

Sí, estoy aleccionando, y mucho además. Demasiado (en parte engancha). Ahora entiendo a la gente que les dice a los demás todo lo que hacen mal pero ellos mismos no rectifican nada de su comportamiento. Para terminar ya de recriminar y dar un toque alegre aprovecho para compartir un artículo, que enuncia lo que acabo de decir y además lo hace de forma más amena. Yo no sé qué hacéis leyéndome aún.

Los 15 barcos mercantes más grandes del mundo contaminan lo que 760 millones de coches, en motorpasion

Para los que se quedan, los valientes, los que resisten el chaparrón decidiendo aguantarme, la respuesta es más puñetera. Susan Sontag decía que cuando sucede una injusticia, algo desagradable, sentimos rabia, ya que sabemos que las cosas podrían ser de una forma distinta. De lo contrario sentiríamos tristeza y viviríamos el drama al ver que no queda esperanza. Esa palabra, esperanza, marca la diferencia, y nos hiere a fuego recordándonos que las cosas podrían ser de forma distinta, y que sin embargo, no lo son.

Llegará poco a poco el día en que nuestros hijos o nietos nos pregunten:” ¿Si teníais las herramientas y las capacidades por qué no hicisteis nada? ¿Por qué vuestra generación no hizo nada cuando aún había tiempo para actuar?”

Y callaremos mientras esquivamos sus miradas.

Quizás expiremos un breve suspiro salido de lo más profundo de nosotros, un suspiro que desaloje la poca fuerza y esperanza que aún nos quede, un suspiro sincero. Acto seguido dudaremos 3 o 4 segundos y entonces responderemos: “Bueno, realmente si hicimos cosas. Algo hicimos. Al menos lo intentamos. No sé. Creíamos que realmente hacíamos algo, que estábamos cambiando las cosas…aunque es verdad que quizás todo fuera mentira”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s