Actual actualidad – Julio García

Dos cosas son infinitas: el Universo y la estupidez humana; y yo no estoy seguro sobre el universo.

-Albert Einsten

El mundo descubre, el mundo avanza, el mundo evoluciona. O, mejor dicho: Las sociedades humanas descubren, las sociedades humanas avanzan, las sociedades humanas evolucionan. El mundo mientras tanto sigue girando. Esto siempre ha sido así, pero no como ahora. Antes las cosas iban mucho más despacio. El conocimiento se fraguaba a fuego lento en distintas comunidades y poco a poco se iba haciendo eco de ese nuevo saber que más tarde se exportaría a una nueva comunidad haciéndonos descubrir, avanzar y evolucionar.

Desde la invención de la imprenta o nuestra apreciada máquina de vapor las cosas han ido cada vez más rápido. Me cuesta imaginar, como sería el mundo de mis abuelos, sin irme más lejos Enviando cartas a todas partes y esperando semanas para obtener una respuesta, ¡así es imposible ligar!  Tener solo un canal de televisión y no poder contrarrestar lo que te cuentan por las noticias, ¡manipulación asegurada! Ahora, en los tiempos que corren, vomitamos la información a velocidades desmesuradas: es imposible para un humano medio (y ni siquiera para la sociedad más avanzada) prever todo lo que sucede.

Lo que sí que podemos apreciar es el cambio que ha surgido con el proceso de información. Hay tanta información que es imposible contrarrestarla toda ¡Confusión asegurada! Digamos, para que se entienda, que antes la humanidad avanzaba en línea recta, o más bien de manera ramificada, como pudiere ser un árbol. Este árbol cada vez ha ido creciendo más rápido en un proceso que en sociología se ha dado a conocer por aceleración. Pero en la actualidad, con la aparición de Internet (hace relativamente muy poco) todo ha dado un vuelco y ahora la información aparece, no como un árbol, si no, apropiándome de la teoría de la estructuración del pensamiento de Deleuze y Guattari [1], como un rizoma. Un rizoma es un tipo de planta que crece de forma horizontal y se elabora simultáneamente desde todos los puntos. El césped, por ejemplo, es una planta rizomática. La sociedad ya no funciona como un árbol si no como un césped.

Mientras escribo estas palabras sentado en una de las cafeterías de la cadena rápida con el café más exageradamente caro del mundo, millones de nuevas informaciones son creadas, compartidas y enviadas por Internet haciendo de todo un Caos y un sinsentido cada vez mayor. Los intelectuales de nuestra era han dado a conocer este proceso con distintos nombres y ejemplos. Zygmunt Bauman lo llamaba modernidad líquida [2] pues no hay donde agarrarse. El filósofo surcoreano Byul Chul Han propone la hiperculturalidad [3] exponiendo que, en la actualidad, nada es lineal y todo está conectado por puntos de información independiente. La sociedad ya no descubre, avanza y evoluciona de manera vertical si no de manera horizontal y aleatoria. Esto provoca que el tiempo deje de tener sentido ya que no progresa hacia una meta, y las cosas ligadas a la temporalidad envejecen mucho más rápido que antes.

El presente se reduce a picos de actualidad, cualquier noticia actual se vuelve tan efímera que nunca es actual. Con toda la información que recibimos a la vez, en un par de días, aquel vídeo viral del bebé en bicicleta, ha sido sustituido por cualquier otra “MEMEz”. Esto no se debe a que la información vaya más rápido, si no a que avanza de manera rizomática. Si hay una nueva noticia, ya no es un canal de televisión y un par de periódicos los que te la muestran. En cuanto aparece un nuevo bombazo: twitter, miles de blogs, todo tipo de periódicos, youtubers, revistas online y cientos de canales de tu televisión privada implosionan contando una versión de la historia. Lo hacen añadiendo, quitando o exponiendo la información de maneras diferentes, todo eso a la vez y de manera continua. De una manera rizomática.

Tu tiempo tiene sentido si avanza hacia una meta; si ves, por ejemplo, una película de principio a fin. En la actual actualidad ya no hay metas. Las metas han sido sustituidas por puntos de información. Las películas se convierten en breves vídeos de youtube que adelantas y repites a tu voluntad. En la actual actualidad no hacemos otra cosa que zappear: el zapping de la vida. Nuestras sociedades ya no funcionan como un árbol. Ahora es un rizoma. Es césped, césped, césped ¡somos césped!


[1] Rizoma. Gilles Deleuze y Felix Guattari. (1972)

[2] Zygmunt Bauman. Modernidad líquida. (1999)

[3] Byung-Chul Han. Hiperculturalidad. (2018)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s