Análisis histórico de la serie Vikingos III: incursiones vikingas en el resto de Europa – Mikel Larrinaga Ortiz

Esta es la tercera entrega de la saga sobre la serie vikingos, si en la primera hablábamos de los reinos escandinavos y los personajes principales, y en la segunda nos centrábamos en las incursiones en Inglaterra, en esta tercera abrimos el foco al resto de territorios. Trataremos a continuación sobre aquellos otros lugares en los que los vikingos estuvieron presentes, tanto los reflejados en la serie como los que no.

Expediciones vikingas reflejadas en la serie

Francia

Sin duda uno de los episodios más espectaculares de la serie Vikingos es el primer asedio de Paris, que refleja el perpetuado por varios grupos vikingos en el año 845. Por aquel entonces el gran Imperio Carolingio había sido dividido en tres espacios entre los nietos de Carlomagno mediante el Tratado de Verdún.

-Alemania: Aunque no corresponde exactamente a su territorio actual, la mayoría de territorios que integraban el reino sí que estarían dentro de la Alemania de hoy en día. Quedó en manos de Luis el Germánico.

-La Lotaringia: Reino que incluía el norte de Italia, la Provenza y los actuales Países Bajos. Quedaría en manos de Lotario I.

-Francia Occidental: Se correspondería prácticamente con los territorios de la actual Francia. Fue a parar a Carlos el Calvo.

Imperio Franco tras el tratado de Verdun
Imperio carolingio tras el Tratado de Verdún

La ciudad de Paris era ya por entonces la capital del reino, pero esta se vio desbordada por la llegada de unos invasores hasta entonces prácticamente desconocidos, los vikingos. Las crónicas sí que parecen indicar que en esta expedición participó Ragnar (algunas fuentes indican que de hecho la lidero). A esta expedición se la conoce como el sitio de Paris. Según la serie los vikingos se ven incapaces de doblegar la ciudad, y solo logran la victoria gracias a la astucia de Ragnar. Este finge morir, incluso de cara a los suyos, pero convirtiéndose antes al cristianismo. Esto último es esencial, ya que le permite acceder a la ciudad para ser enterrado como cristiano. Una vez allí logrará secuestrar al monarca y obtener una amplia recompensa monetaria. Este episodio no debió suceder así, de hecho, la invención de tal estratagema le corresponde a Bjorn. Este la ejecutó para acceder a Roma (en realidad Luni, ya que la confundieron) durante sus expediciones por el Mediterráneo. Durante el Sitio del año 845 Carlos el Calvo optó por entregar un tributo de 7.000 libras a cambio de evitar el saqueo.

El segundo gran ataque contra la capital francesa se produjo en los años 885 y 886 a manos del Gran Ejército Pagano, ya que tras los saqueos iniciales de Inglaterra estos redirigieron la mirada hacia Europa. Sería en este contexto donde emerge la figura del Conde Odo, que Laia San José Beltrán (@thevalkyriesvig) asocia con Eudes. Nació en el año 860, fue conde de Paris y llegó a ser coronado monarca de la Francia Occidental entre los años 888 y 898. Tal y como muestra la serie, capitalizó la defensa de la ciudad, aunque lo haría en esta segunda ocasión, y no en el asedio del año 845. Fue precisamente la exitosa defensa de la ciudad la que le valió su título de monarca, destituyendo al entonces rey carolingio Carlos III, también apodado como el Gordo. Inauguró de esta manera una nueva dinastía, la de los capetos. La serie pega un giro respecto a la historia, dado que aunque en ella es Odo el que organiza la defensa de Paris, pero solo lo haría en el primer asedio, mientras que en el segundo ataque es Rollo el que lleva acabo su defensa, en esta ocasión exitosa. En Vikingos Odo jamás logrará alcanzar la corona, aunque sí que muestra sus aspiraciones y perpetra varias intrigas palaciegas que acaban viéndose frustradas.

Finalmente nos centramos en la figura de Rollo. El hermano de Ragnar representa a Hrolf Ganger, más conocido como Rollón el Caminante, apodado así por su incapacidad de montar a caballo debido a su alta estatura y peso. Era un líder vikingo, desterrado de su lugar de origen, que realizo diversos saqueos y llegó a actuar de mercenario. Es a principios del siglo X cuando da el golpe de mano que le encumbrará en la historia. Perpetrará junto a otros condes un nuevo asedio a la capital francesa, y cuando este se levante seguirá practicando incursiones de saqueo por Francia. Viendo la imposibilidad de reducirlo por la fuerza, el entonces monarca Carlos el Simple opta por ganárselo para su bando. En el año 911 le concede el territorio de la actual Normandía a cambio de que se convierta al cristianismo y defienda el reino franco respeto a futuras invasiones vikingas, cosa que se verá obligado a hacer. Una oferta muy atractiva para alguien sin una base territorial de poder. Para cerrar el trato, el rey francés le hará casarse con su hija Gisela, también representada en la serie. Vikingos opta por realizar un salto cronológico de casi 50 años, aunque es cierto que ello le da pie a reflejar al grupo normando, cuyos descendientes llegarían a ocupar territorios en el sur de Italia, Oriente Próximo e incluso el propio reino de Inglaterra. No obstante, si bien lo que parece es que en la realidad Rollo se asentó en el territorio de Normandía con sus tropas, en Vikingos se opta por matarlas y personalizar la alianza exclusivamente en la figura de Rollo, considerando que su mero conocimiento de las estrategias vikingas es suficiente para frenar futuras invasiones. Vikingos tiende a veces a estas excesivas personalizaciones, en la cuarta y última entrega reflexionare sobre ello.

Normandos en su máxima extensión
Máxima extensión de las posesiones normandas

Las incursiones en el Mediterráneo

Los vikingos realizaron múltiples incursiones por toda la costa Europea, también en el Mediterráneo, a pesar de que les quedaba más a desmano. La serie ha tratado de reflejar esto mediante la expedición de Bjorn, en cuyo recorrido alcanza la península ibérica, en torno al año 858. En Vikingos la península apenas resulta un lugar de paso y se refleja tan solo el ataque de Algeciras, durante el cual queman la mezquita y capturaran varios esclavos. Sin embargo, durante su viaje Bjorn también alcanzó otros puntos ibéricos. A inicios de la expedición asediaron Santiago de Compostela, forzando a la ciudad a pagar un tributo, tras lo cual intentaron igualmente atacarla, sin éxito gracias a la intervención del conde Don Pedro. Pasado el sur también debieron acceder a las Islas Baleares y a la vuelta lograron adentrarse tierra a dentro alcanzando la ciudad de Pamplona. Previamente a los viajes de Bjorn, otro grupo vikingo había saqueado también Galicia, donde encontraron cierta resistencia, Lisboa, y llegaron a ocupar Cádiz y Sevilla, para después ser expulsados. Hay que señalar que las expediciones en la península no pueden compararse en volumen ni en impacto con las sufridas por las islas británicas, ya que nunca llegaron a suponer un riesgo para los poderes allí estructurados.

Bjorn también saquearía las costas francesas llegando a alcanzar después la península italiana, produciéndose una serie de episodios que la serie no ha aprovechado. Bjorn accedió a ella desde Génova para después desplazarse por tierra hasta capturar Pisa. Utilizarían esta ciudad como base para saquear después Roma. No obstante, aquí se da una situación curiosa, y es que los precarios mapas que utilizaban los vikingos les indujeron a error y confundieron la ciudad de Luni con Roma. Allí se produce el episodio que antes hemos adelantado, reflejado en la serie a través de Ragnar y en Paris, por el cual Bjorn se convierte al cristianismo y finge morir para después emerger del ataúd y cortarle la cabeza al obispo, creyendo que era el Papa.

No entiendo muy bien porqué la serie ha perdido la oportunidad de relatar estos acontecimientos. En vez de esto se desarrolla una breve trama, no sé si con intención de mantener alguna continuidad, en la que se entrevistan tanto con bizantinos (por entonces controlan aún el sur de Italia y algunos enclaves como Rávena) como con los aglabíes. Estos últimos conformaban un estado musulmán, que si bien nominalmente dependían del califato abbasí, en realidad actuaron como un estado independiente. Como matiz hay que explicar que tras la caída del califato Omeya los abbasiés no fueron capaces de mantener el control de sus territorios y estos sufrieron una progresiva fragmentación. En el 827 el comandante bizantino Eufemio de Mesina pide ayuda a los aglabíes para independizarse del imperio bizantino, a cambio de que lo asignen a él como gobernador de los territorios conquistados. Así se inician las incursiones en Sicilia, que a lo largo del siglo IX será conquistada progresivamente, la última posición bizantina caerá en el año 902. Estos acontecimientos suceden por tanto antes de la expedición de Bjorn, y este nunca se ve involucrado, pero puestos a sacar el tema y llevar a cabo el salto histórico hubiese sido mucho mejor desarrollarlo como trama y no dejarlo como una simple sugerencia o foto. Puede ser que decidan volver más adelante, pero no veo cómo.

Aglabies
Máxima extensión de los aglabíes

Islandia

Ya hemos señalado en anteriores entregas la importancia de los daneses durante la conquista y posterior asentamiento en Inglaterra. Sin embargo, el protagonismo de la expansión ultramarina corresponde a Noruega. Se ha discutido mucho sobre los motivos que llevaron a los caudillos vikingos de este territorio a expandirse hacia el norte por vía marítima. Por aquel entonces las dos principales vías de ascenso social eran la realización de grandes hazañas en la guerra y la adquisición de tierras, la expansión hacia el norte unía ambas. Durante mucho tiempo se ha pensado que la unificación de Noruega bajo Harald Caballera Hermosa (si, el Harald de la serie que aspira a ser rey de Noruega) fue una de las causas de dicha expansión, generando la huida de sus rivales políticos. Pero hoy en día se considera que su importancia ha sido sobredimensionada. La expansión hacia el norte se produce de manera escalonada, asentándose los noruegos en diversas islas antes de alcanzar Islandia: islas Shetland, Orcadas, Hébridas (ubicadas estas tres en torno a Escocia) e Islas Feroe.

Es en esa dinámica de expansión que los vikingos alcanzan Islandia. La autoría de su descubrimiento la disputan Naddoddr, que llegaría a la isla tras una tormenta, y Gardar Svavarsson, que la circunvalaría en el año 860 tratando de asentarse en una isla vecina, sin mucho éxito. Un segundo intento lo protagoniza Flóki Vilgerdarson que llevará a su familia al territorio. No obstante, las difíciles condiciones de la isla le harán fracasar. La serie Vikingos atribuye este intento a Floki, con diferencia uno de los personajes secundarios de mayor evolución, y uno de los más queridos. La colonización efectiva de la isla la llevarán a cabo los hermanos noruegos Leif e Ingólffr Arnasson en el año 874, que instalarán su base en lo que hoy es la capital islandesa, Reykjavik.

En esta ocasión la serie sí que se ha respetado bastante mejor la realidad histórica. Es cierto que la trayectoria del Floki de vikingos poco tiene que ver con la del personaje histórico, y tampoco es probable que la aventura del Floki histórico estuviese motivada por el deseo de fundar una sociedad mejor. No obstante, la serie nos muestra varios aspectos reales. Al igual que Naddoddr, Floki llega a la Isla tras una tormenta, lo que generará una segunda expedición. La isla parecía estar completamente abandonada y es cierto que era complicado plantar cultivos debido a su acidez (5/6 partes de la tierra de Islandia era por entonces inhabitable). Incluso la cronología no va mal encaminada, los primeros asentamientos fijos se producen en el año 874, no demasiado después de los primeros asentamientos vikingos en Inglaterra. Si la serie acabará llevándonos hasta Groenlandia y América (donde ya es sabido, se han descubierto barcos vikingos) no lo sabremos hasta el avance de próximas temporadas, aunque parecen haber dado ya carpetazo a la expansión hacia el Oeste.

Las ausencias de la serie

Muy brevemente quiero señalar que las fronteras de la expansión vikinga fueron más allá de lo que refleja Vikingos. Esto no es tanto una crítica a la misma como una matización, ya que no resulta fácil reflejar en una serie televisiva la prolongada historia vikinga. Sin embargo, me parece interesante señalar aquellos otros espacios en los que los vikingos tuvieron un protagonismo esencial.

1) Irlanda: Al igual que en Inglaterra los vikingos también llegaron a territorio irlandés y establecieron allí centros de poder.  La primera noticia de vikingos en Irlanda data del año 795. Desde entonces y hasta la década de 820 se produjeron saqueos esporádicos de pequeñas magnitudes. A partir del 830 los grupos vikingos se internan más adentro del territorio y comienzan a fundar las primeras bases marítimas en la costa Este, desde la cual pudieron adentrarse hacia el interior. En el 841 se constituyen los primeros asentamientos fortificados, uno de ellos en la desembocadura del Liffey, germen de la ciudad de Dublín. A finales del siglo IX su interés en Irlanda se reduce, la actual capital irlandesa llega a ser abandonada, pero tras fracasar los intentos de asentamiento en Europa vuelven a fijarse en la isla y la ciudad es repoblada en el año 917. Esta sería la base del reino vikingo de Dublín, el más poderoso de los reinos vikingos en la zona, aunque de dimensiones reducidas. Algunas teorías dicen el territorio vikingo en Irlanda estaba dominado por la dinastía Uí Ímair, supuestamente descendiente de Ivar. En cualquier caso, no hablaríamos de un imperio unitario sino de señoríos independientes y vinculados por lazos familiares volubles.

2) Los suecos y los viajes hacia el Este:

Los vikingos suecos, los denominados varegos, dirigieron su vista hacia el Este con fines principalmente comerciales. Hicieron uso de los ríos Volga y Dniéper para comerciar con Oriente alcanzando Constantinopla y el Mar Negro.

a) La Rus de Kiev (882-1240). Fue un estado medieval que se configuró entre la actual Ucrania, Bulgaria y la parte más occidental de Rusia. Estaba comandada desde la actual capital ucraniana pero a su vez configurada en distintos principados de gran autonomía. En su nacimiento confluyen estratos eslavos con vikingos. Los vikingos en su afán comercial establecerán bases a lo largo de todo este espacio, aprovechando la ausencia de estructuras fuertes como las de las zonas más occidentales. Configuraron centros comerciales y artesanales, integrándose con la población local y estableciendo sus propios sistemas fiscales. Imponen a su vez un sistema de gobierno centralista, dirigido por un príncipe o caudillo, y que cuenta con un consejo de caballeros o mesnada encargado de recoger los tributos de la población.

La Rus de Kiev en principio fue fundada por Rjúrik, que debía tener la base de poder entre Ladoga y Novgorod (noroeste de la actual Rusia), aunque como suele suceder con los orígenes de estas dinastías su existencia real está puesta en duda. Otros varegos ocuparán la ciudad de Kiev hasta que Oleg, en principio un caudillo vinculado a Rjúrik, lo adquiera para sí y la utilice como su base de poder, fundando la dinastía Rjurikida. Después sería sustituido por el hijo de Rjúrik, Igor. La Rus de Kiev mantendrá su existencia hasta el 1240, momento en el que se fragmenta en condados de menor tamaño.

Rus de Kiev. División administrativa.
Rus de Kiev en su apogeo

b) Vikingos en Constantinopla. La historia entre varegos y el Imperio Bizantino es compleja y amplia, dando lugar tanto a enfrentamientos como a alianzas. El primer ataque vikingo se produce en el 860, pero estos no lograron traspasar las murallas y se retiraron ante la vuelta del ejército bizantino, hasta ese momento ocupado en otra campaña. En el 907 el ya citado Oleg ataca la ciudad y se retira tan solo a cambio de un alto rescate. Curiosamente unos años más tarde, en el 911 se firma un acuerdo por el cual se regulaban las condiciones de acceso de “gentes de Rus” en la ciudad. Otra clausula estipulaba la presencia de un grupo de mercenarios varegos al servicio directo del emperador. Años después, el también citado Igor, debió aprovechar una situación de debilidad para atacar la capital bizantina, pero el fuego griego (un líquido inflamable también en el agua) de los bizantinos hundió buena parte de su flota. En el 971 el por entonces príncipe de la Rus de Kiev envió 6.000 soldados para ayudar a Basilio II (emperador bizantino) en un enfrentamiento interno, que acabaron siendo determinantes para su éxito. Otro último ataque vikingo se produce en el 1043. Durante el último periodo los rus ya no aparecen ni como atacantes ni como comerciantes, sino siendo una fuerza selecta y leal a los emperadores, muy generosamente remunerada.

El papel de los vikingos en el Este fue trascendental en la configuración de un estado de gran importancia en el periodo medieval como lo fue la Rus de Kiev. Hubiese sido interesante, aunque entiendo que quizás complicado a nivel de presupuesto, desarrollar una trama paralela contando estos acontecimientos que no dejan de formar parte íntegra de la historia vikinga. Los ataques a Constantinopla o la presencia de nórdicos al servicio del emperador bizantino son un filón sin explotar, una auténtica lástima, porque hubiese sido emocionante el poder contemplar en la pantalla las gigantescas murallas de Constantinopla, esas mismas que aseguraron su independencia hasta que los cañones otomanos las derribaron en el 1453.

3) La gran muralla de Hedeby. Al parecer los monarcas daneses elevaron una gran muralla de madera que separaba la península de Jutlandia de los dominios carolingios, con los que se dieron varios enfrentamientos. Una reproducción de la misma hubiese sido realmente espectacular, y resulta relativamente fácil de integrar en la trama.

Bibliografía

BÁDENAS DE LA PEÑA, Pedro: “Del Báltico a Constantinopla Los vikingos en Bizancio”. Byzantion Nea Hellás, 2002, nº 21, pp. 83-108.

CASAS OLEA, Matilde: “La intervención escandinava en el origen de la fundación de la Rus de Kiev. Fuentes y elementos Varegos”. Los vikingos en la historia, 2. II Jornadas de Cultura Vikinga. Granada, Universidad de Granada, 2015, pp. 163-189.

GARCÍA BENÍTEZ, Javier: “Los vikingos y el atlántico norte. una zona de colonización y exploración”. Los vikingos en la historia. I Jornadas de Cultura Vikinga. Granada, Universidad de Granada, 2014, pp. 159-207.

GARCÍA DE CORTAZAR, José Ángel y SESMA MUÑOZ, José Ángel: Manual de Historia Medieval. Madrid, Alianza Editorial, 2008.

ROMERO MORALES, Eduardo: “Ataques vikingos a la península ibérica”. Los vikingos en la historia, 2. II Jornadas de Cultura Vikinga. Granada, Universidad de Granada, 2015, pp. 209-232.

THE VALKYRIE’S VIGIL: https://thevalkyriesvigil.com/2013/09/19/danevirke-la-gran-muralla-danesa/ (Sobre la gran muralla danesa). Consultado: 12/05/2019

VALENZUELA SÁNCHEZ, Fermín: “Normandía y el legado vikingo”. Los vikingos en la historia, 2. II Jornadas de Cultura Vikinga. Granada, Universidad de Granada, 2015, pp. 451-470.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s