Poema a Moloch – Zule

La metálica boca de la Diosa se traga la vida de los hombres.

La cacharrería pretende disimularse con promesas

                                                                                           de amor,

                                                                                                          ayuda,

                                                                                                                        verdad

                                                                                                                                        o gracia,

pero se sabe amargamente fría:

como hornos derritiendo las esperanzas humanas.

Son lingotes de brasas de un tiempo irrisorio,

                                                                                   el tiempo de la vida.

Porque la eternidad no tiene corazón:

la eternidad es un cacharro-rueda

que gira, afilada, otra rueda-cacharro,

sin ningún comienzo ni final evidentes.

 

Pero alguien acciona la primera rueda,

                                                                           y le llaman Dios,

y es quien hace que los engranajes

                 aplasten

los pulgares y los nudillos

de todos los que quieren vivir felices,                                                                                                                                                                       pero no pueden.

 

Aún no se sabe nada del iluminado,

el mesías con ojos de led y sonrisa de neón,

que vendrá, claro que vendrá:

su salvación es predecida a por la divina ciencia.

 

Por eso,

rezan en templos de acero con forma de engranaje,

porque el acero purga el pecado de la carne

mientras el gas asfixia el sufrimiento

                                                                       ciego.

 

Su utopía prometeica

está erigida con los huesos de los esclavos.

Y en la cima del Monte del Destino,

un hongo de hollín devora el mundo libre.

 

Entre tanto,

millares de millones de nudillos

piden con pulgares rotos

limosna en la puerta del metro.

Ya no creen en el metal,

y por las noches,

visten su espalda con nidos de golondrina

                                                                              y se dejan caer al vacío primitivo.

 

Algunos se sienten culpables,

por odiar con ira extrema el amor de un Dios

que sigue devorando cadáveres creadores,

palmeado al tiritar  excitado de rostros con corona,

                                                                                               mazo

                                                                                                             o pistola,

cuyo fetiche es el brillo deslumbrante del metal,

golpeando

                  de martillo,

los nudillos humanos.

 

El horror del testigo destruye la historia.

Solo hay silencio en el funeral de nuestros desahuciados.

Silencio

 y el repiqueteo del metal y sus engranajes.

Silencio

                y al final solo queda el sufrimiento deshumanizado,

el vértigo del rascacielos

y la oscuridad del búnker.

Silencio.

Los humanos olvidaron su humanidad,

                                                                           y la Diosa,

                                                                          como Bruto,

                                                                      linchó a su padre.

 

El final de los finales se viste de jungla urbana.

Solo queda parricidio pudriéndose en las cunetas.

Solo quedan circuitos, pero ni una misera gotita de sangre.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s