Landa ¿Por qué no disparas? – El niño detrás de las barbas

Escena que inspira este artículo

Antes de nada decir que a aquellos pocos que para estas alturas no hayan visto la película Malditos Bastardos, de la cual se extrae esta escena, les recomiendo encarecidamente que hagan algo al respecto, ya que tiene mucha miga más allá de las clásicas escenas en las que la tensión se va acumulando hasta que estalla por completo en buenas dosis de violencia, en lo que es sin duda la gran marca de Tarantino. Aunque en esta escena concreta sobrevive una mujer, y más que lograr escapar, lo que parece es que Hans Landa (el nazi que sostiene el arma) deja que lo consiga. Pero la pregunta que nosotros nos hacemos es ¿por qué?

Lo primero que hay que matizar es que el personaje de Hans Landa no representa el estereotipo de nazi al que Hollywood nos tiene acostumbrados, a lo largo de la película no solo se profundiza en su persona sino que se le atribuye una gran inteligencia y capacidad de cálculo. Y es que ante todo él no es un auténtico fanático, sus acciones no se ven impulsadas por un deseo enfermizo de acabar con la “sucia raza judía”. De hecho, al final del film este se rinde ante los americanos a cambio de información y protección sin ningún tipo pudor, sin que en apariencia esto le suponga ningún cargo de conciencia. Esta idea queda aún más reforzada ante el hecho de que no dispara a la judía que escapa, no ve la necesidad de ello, un auténtico fanático no habría dudado en acabar con su vida.

Descartamos también que sea por bondad, si bien es cierto que en la escena previa no busca recrearse en la violencia (ejecuta a la familia, escondida bajo el suelo, sin previo aviso y de manera rápida) tampoco da muestras de la menor empatía. Su rostro refleja en todo momento tranquilidad, o quizás algo distinto, más bien da la sensación de que existe cierto placer durante el desarrollo de los acontecimientos. No veo en él a un funcionario diligente y frío que lleva a cabo su misión porque se le ha mandado (son muchos los trabajos que recalcan como la cadena de mando diluye la responsabilidad de los actos, al soldado le queda la justificación de que no lo hizo por voluntad propia, el solo fue la mano ejecutora, una manera de marcar distancia entre la brutalidad cometida y la propia conciencia.) Más bien todo lo contrario, parece disfrutar de saberse más listo que el resto, y sobre todo de tener el poder de ejecutar aquello a lo que se ha comprometido. Y esto me lleva a la reflexión final de este artículo, y es que el poder puede llegar a ser un valor en sí mismo.

El poder puede ser no solo un medio para la obtención de beneficios y privilegios, como recursos económicos o prestigio personal, sino que puede convertirse en un fin en sí mismo. Son muchos los casos entre los grupos guerrilleros en los que los segundos, terceros y hasta cuarto de abordo abandonan las negociaciones de paz o se escinden creando sus propios grupos militares, en estas decisiones muchas veces pesa más el mantener el estatus de líder que los posibles beneficios económicos. La capacidad de mandar sobre los demás y someter a los débiles genera algún tipo de satisfacción que puede llegar a calar muy hondo en el ser humano, no me detendré aquí en los ejemplos históricos pero la realidad es que la ambición en sí misma genera placer y adicción. De ahí que Hans Landa no llegue a disparar en ningún momento, ya ha logrado ejercer su superioridad, el perdonarle la vida es una extensión de la misma. Al igual que tiene el poder de ejecutar a una familia entera sin que le tiemble por ello el pulso también tiene la capacidad de perdonar la vida de Shoshanna que huye despavorida.  Como colofón exhala un au revoir Shoshanna, con una sonrisa de oreja a oreja, dejando muy patente que es él el que está por encima, que él sostiene la sartén por el mango, que a fin de cuentas, es él el que ostenta el poder de decidir si ella vive, o muere.  

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s