Al final de la noche – Zule (poesía)

Canto con la voz desgarrada del tiempo que se ha visto obligado a recordarse.
Caminando por los callejones más sórdidos de la santa parranda
busco el sol en cada esputo lanzado a la morralla de alcohol derramado,
que discurre como orín con sangre sobre baldosines sin rumbo.
Un día, de empalme, me descubrí sumidero que lo absorbe todo.
Desde entonces, doy bandazos y muero de cagalera.
Por eso, el variopinto parloteo a la puerta del Wurlli
me hace siempre quedar bien, aunque siempre acabe cojo.
Ya no sé qué es lo que quiero, pero tampoco sé si importa.
Quizás solo purgar todos mis pecados,
en un cuaderno nuevo donde tejer mentiras.
Dibujaré por eso todas las fotos que aun no he olvidado,
para hacer un alfabeto con las siluetas de todos los contenidos.
Loco, en el caos, me beberán la locura,
como el cuervo que somos sobre piedras muertas,
lechuzas ratoneras volando en la noche.
Me encuentro aves diurnas en mi regresar noctámbulo.
Todas ellas me señalan con el pico del ojo.
Yo les regalo recuerdos para el olvido,
y asi olvidan, y aún creen, ingenuas, que pueden ser distintas; más no pueden, y en el fondo, creo que lo saben.
Yo soy el valor de su vomitona,
la justificación de que ellas son gente decente, depilada y con bigote.
Serpenteando, en el tiempo del payaso perdido y somnoliento,
como un niño que ansía adrenalina en cascada,
bebo cerveza con mucho mucho lúpulo
y con el charco de cáncer a la altura del cuello
trato de encontrar la palabra acertada.
Siempre tarda en salir, y a veces nunca sale,
que a las dos nos gusta mucho chatear bebiendo whiskys.
Por eso, perdido en el divertido esperpento de vivir mi vida,
amanezco en la hamaca del tacto fácil, donde el terciopelo de las rosas,
revisa en el aliento perdido del deseo,
un suspiro apollado frente al cabecero,
a cuatro patas, desnudas en carne.
Huele a hormonas, feromonas,
salsa de testosterona,
macerada en el fluido del sacro pubis.
Perreando el momento perdido de posibles bancarrotas,
disfrutamos el vicio como el polvo balcánico.
El orgasmo es un escalar masivo desde todos los momentos,
con un empapado y quebradizo instante,
que lo resuelve todo, o casi todo,
porque al final todo queda igual de vacío,
aunque el sabor de lo íntimo me huela dulce.
Por eso, como ahora parece que hay confianza, me presento:
soy esa oscura muñeca de barro,
el perdido lamento del lobo a la luna,
la salvaje búsqueda de cordura más allá del instante,
quebrado en el asesinato del amor descompuesto y hecho reliquia.
Momento de verdad que da sentido a la noche,
bebo aprendizaje entre distintas neuronas,
con sinapsis de alcohol y palique nasal.
Sufriendo el placer-aliento contenido en el azote,
la nalga, tersa, espera sin esperarlo.
Es como la lección aprendida:
después de dada gusta, excita, y cachondo, perruno,
suspiro un alzamiento de luna llena,
erguido como un oso lamiendo la colmena de Venus,
que deja picaduras que dan hasta goce.
Tengo la lengua hinchada, la sangre hinchada, la carne hinchada, la mente hinchada,
en un orgía de fiesta dionisíaca y sin complejos,
que a veces se acaba cuando despierto, aún colocado,
y otras empieza al tumbarnos borrachos,
en una espiral de caricias y arañazos que no sabemos cuándo termina nunca.
Y me muero, si es que alguna vez estuve vivo,
riéndome y rugiendo como el león de los pumas que reina en mi bosque,
mientras la sed depravada nunca se seca,
y las fuentes, manantiales, riegan el caer de las corolas rosadas,
cuando el rocío está ya casi brillando, soleado,
y el néctar, saciante, son solo reproches,
a mí, a ti, a la vida misma,
al rock and roll y a la droga sagrada,
a un mundo que todos los días se descompone,
y que miente al decir que es más claro en la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s