Pornografía

El pasado mes de abril de 2018, desde la revista Contrapunto, reflexionamos en torno a pensar la pornografía. La pensamos ligada con la educación, con internet, con el deseo y sus objetos, desde el feminismo, desde el testimonio, desde la historia. Hubo muchos modos de enfrentarse al problema. Aquí os los dejamos, sin ninguna respuesta definitiva.

El porno tío, te deja la cabeza hecha pedazos-El niño detrás de las barbas.

Con esta frase tan simple como ilustrativa comenzamos a hablar un amigo mío y yo sobre la pornografía, la imagen desnaturalizada que nos transmite y sobre la influencia que esta genera sobre nuestra conducta sexual. La pregunta que busco responder es ¿Cómo afecta en los jóvenes el modelo sexual que se transmite a través de la pornografía?

Nosotros, los desheredados (barcos y putas) – Alguien que no desearía serlo

Hoy, cerca de cumplir el cuarto de siglo, veo que la pornografía me ha estafado suponiéndome un derroche enorme de tiempo, energía y emociones para unos putos azucarillos siliconados, y que encima fingen sus orgasmos. El drama no es nada nuevo y a más de uno le sonarán familiares mis palabras. Por eso, invito al lector a que se ponga en mi lugar como adicto a la pornografía. ¡Bienvenido!

Mezclado, no agitado – El Gato de Cheshire

En este artículo trato de reflexionar las conexiones entre capitalismo y patriarcado aplicándolo al tema de la pornografía, para tratar de desgajar conceptos que suelen confundirse. Un resumen tendría que venir en forma de pregunta: ¿es la pornografía un hecho propio y exclusivo del patriarcado?

Porno y sexo(grafía) – Zule

Desde el testimonio de consumidor habitual de pornografía, presento una serie de problemáticas que brotan de una educación sexual que principalmente se ha dado mediante el porno y los rumores que de él nacen. A raíz de ello hago una diferenciación entre porno y sexo, y después planteo otras posibles formas de generar contenidos sexualmente pedagógicos, lo que personalmente denomino sexografía.

La pornografía es demócrata-Dr. Nicolás Riviera

Reflexión sobre la evolución histórica de la pornografía y las consecuencias de su apertura al mundo gracias a Internet. Especulamos también sobre los posibles cambios que esta evolución pueden provocar en la industria, y los pasos a seguir para que la pornografía entre de lleno en el siglo XXI.

Pornografía: deseo y discurso – Liza Femonoe

Si existe un lugar en el que nuestro personaje público y nuestra intimidad entran en conflicto, ese lugar sin duda es la pornografía. Lo que hace de ella un verdadero problema teórico, es que su dimensión práctica como consumidores acontece de espaldas al mundo, en la privacidad y la más absoluta de las soledades. Entonces, ¿de qué hablamos cuando hablamos de pornografía? O mejor dicho, ¿quién es el que habla?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s